domingo, 3 de mayo de 2015

Así sí salimos de la crisis

La economía española sigue recogiendo los frutos del comportamiento de las familias en estos años de crisis. Tras los excesos cometidos por todos en los años anteriores a la crisis, hay una serie de datos que contrastan con lo vivido hasta entonces. Me gusta bucear en datos que considero de comportamiento a largo plazo y el resultado es realmente gratificador. Veamos alguno de ellos:
  1. Los activos financieros netos con que cuentan los hogares (activos como cuentas corrientes, fondos de inversión menos préstamos de todo tipo) han evolucionado de forma espectacular desde el año 2010 hasta el 2014 al pasar de 748.3 miles de millones de euros a 1170.9 miles de millones de euros con un crecimiento de un 56,47 %. El ahorro de los hogares a largo plazo es el mejor indicativo de la capacidad de una nación de una economía para afrontar la inversión futura del país.
  2. Recogido en el anterior dato, la evolución de los préstamos de las familias han pasado de 954.8 miles de millones de euros a 815.7 desde el año 2010 al 2014. Representa una reducción de un 14,60 % del saldo de pasivos financieros. Ya hemos sufrido las consecuencias de crecer a base de aumentar el crédito a la economía y dichos datos representa el ajuste que está realizando las familias, proceso que no ha concluido todavía. 
  3. Todo ello proviene de la capacidad de ahorro de las familias que con datos de 2014 representa un 20.22 % de la renta disponible, ascendiendo a un total de 212.527 millones de euros frente a una renta disponible de 1,050 billones de euros. Una parte importante de este ahorro se encamina, como hemos visto antes, a la reducción del saldo deudor que tienen las familias. Esta cifra es ligeramente inferior a la de 2013, lo que explica el incremento del consumo que ha contribuido al crecimiento del PIB. 
  4. Lo anteriormente expuesto, contribuye junto al ahorro de las empresas y de las entidades financieras frente al incremento de las necesidades de las administraciones públicas, a los datos globales de la capacidad o necesidad de financiación del país en porcentaje sobre el PIB. Es decir, a si tenemos que recurrir al resto del mundo para financiar nuestras actividades. En el año 2014, vuelve a haber una capacidad de financiación exterior, prestamos al resto del mundo, de un 1,3 % cifras que alejan las posibilidades de nuevos sucesos como los acaecidos en el año 2012. Quizás por ello a pesar del repunte de la crisis griega ( mínimos históricos de la bolsa griega en las últimas semanas) el incremento de la prima de riesgo ha sido relativamente testimonial hasta los 108.90 puntos frente a los mínimos de 88.20 alcanzado un par de meses atrás. 
  5. Frente al lema sostenido por los sindicatos en las manifestaciones realizadas por los sindicatos de "Así no salimos de la crisis", estos datos ilustran las previsiones de Así si salimos de la crisis. Son datos alentadores que indican una tendencia global de las familias que ya llevamos un tiempo advirtiendo.