miércoles, 29 de mayo de 2013

Interesantes comentarios de Nick Davis de Threadneedle

Viene a decir lo siguiente:

  • Grecia empieza a salir de la recesión.
  • Europa va a seguir adelante 
  • Prefiere compañías con balances fuertes
  • Vigilar la rentabilidad por dividendo
  • Habla de la caja de las empresas que espera que baje a niveles más moderados debido a inversiones y compra de otras empresas
Como siempre interesante. He sacado la información de Bolsamanía

Pero, como diría el refrán, muchos analistas buscan “al mal tiempo, buena cara”. “A pesar de los problemas económicos que enfrenta la Zona Euro, las acciones han demostrado fortaleza durante este periodo, lo que subraya el hecho de que los mercados de valores y la economía no siempre están vinculados y podemos encontrar oportunidades de inversión atractivas”, dice Nick Davis, analista de Threadneedle, mientras recuerda que este mes se cumple el tercer aniversario del primer rescate de Grecia.

Y es que, aunque la Zona Euro se sigue enfrentando a importantes desafíos que tardará varios años en resolver, lo cierto es que los mercados están notando ya algunos signos positivos. Por ejemplo, en un informe publicado a principios de mayo, el Fondo Monetario Internacional (FMI) afirmó que Grecia ha hecho progresos "excepcionales" para reducir su déficit presupuestario desde 2010. A esto se une que la confianza empresarial en el país heleno también está en su punto más alto desde finales de 2009 (antes de que estallara la crisis de deuda soberana). “Aunque podemos esperar más volatilidad y reveses en los próximos años, como haría cualquier país que sale de una crisis, creemos que las autoridades europeas lograrán navegar juntas hacia un puerto seguro”, dice Davis. En este escenario, el analista dde Threadneedle cree que una selección adecuada de los valores puede dar muchos beneficios y apunta cinco claves para saber invertir aho ra en bolsa:

1. Seguridad en la incertidumbre. “En un mundo incierto y volátil, seguimos prefiriendo las empresas de calidad que continúan prosperando incluso en los entornos macro más difíciles”, dice Davis. Según este experto, las empresas con modelos de negocio más sólidos no se dependen de una mejora de las condiciones económicas para prosperar. Y pone como ejemplo a Nestlé: “Fue capaz de aumentar las ventas en Grecia un 4% en 2012”, afirma.

2. Siempre atento a los precios. “¿Están las empresas de calidad demasiado caras? A menudo nos hacen esta pregunta”, señala Davis. “La respuesta depende, en parte, del horizonte de tiempo y de los objetivos de inversión”, añade. Según explica este analista, en un horizonte de corto plazo, las empresas de calidad siempre corren riesgos, pero si tenemos en cuenta que el panorama económico está mejorando, podemos deducir que las perspectivas a corto plazo de estas empresas han mejorado.

3. La importancia de la retribución al accionista. “Las empresas con una retribución al accionista a un ritmo de dos dígitos están claramente más valoradas en un mundo de bajos rendimientos y de bajo crecimiento”, explica Davis. Este experto también apunta a los rendimientos por dividendos en relación con los bonos corporativos y otros tipos de activos. Y vuelve a poner a Nestlé como ejemplo: “La retribución al accionista de esta compañía es más fuerte que la de muchos bonos soberanos, ha aumentado su rentabilidad por dividendo consistentemente durante décadas y tiene un modelo de negocio bien diversificado (tanto en términos de productos y zonas geográficas)”

4. Búsqueda de valor. “Hay que buscar constantemente oportunidades de valor. Y con el término 'valor' no nos referimos a la relación de una empresa con su rendimiento por dividendo, sino a aquellas que están infravaloradas por el mercado”, dice el analista de Threadneedle.Y es que, según Davis, los buenos equipos de gestión son capaces de impulsar a las empresas de bajo rendimiento. Y pone un ejemplo: “En la farmacéutica alemana Merck, un nuevo equipo de gestión está impulsado el negocio a través de un programa de reducción de costes, de asignación de capital de una manera más controlada y reinvirtiendo en innovación.

5. Cuidado con los balances sólidos. Davis señala que, para algunos inversores, una empresa con un balance sólido suele significar que es un valor seguro en bolsa. Sin embargo, este analista advierte que el apalancamiento de dinero en efectivo por parte de las compañías supone un obstáculo para la recuperación económica. “Un repunte de la inversión de las empresas sería claramente positivo para la economía. En otras palabras, es posible que obligar a las compañías a 'usar o perder' dinero en efectivo se convierta en un tema cada vez más importante del debate político”, afirma. Y añade que los movimientos empresariales, ya sea de fusiones y adquisiciones o a través de la recompra de sus propias acciones, sería un espaldarazo para la renta variable europea.

En conclusión, a pesar de la volatilidad de los mercados, Davis defiende que “comprar empresas con valoraciones atractivas ha tenido éxito en el pasado y seguirá generando rendimientos en el futuro”.

No hay comentarios: