viernes, 13 de enero de 2012

Es momento de valores de alta rentabilidad por dividendo?


Con los bonos en mínimos históricos, las alternativas que ofrecen fuentes alternativas de rentabilidad han estado entre las más populares respecto a los dos últimos años. Hemos visto que la tendencia continuará en 2012 y que los inversores se sentirán confortables invirtiendo en valores con altos dividendos y con un enfoque de rendimiento total.

Desde 1927, los valores de alta rentabilidad por dividendos han rentado un 11 % anual, batiendo al 8 % que han pagado los que no pagan dividendo y resultando al final en una riqueza 8 veces superior. Todavía mejor consiguen estas cifras con una volatilidad menor. Pero las acciones de alto rendimiento solo lo hacen mejor en el largo plazo, así que ¿será 2012 un buen año para acciones de alto dividendo?. Primero, las acciones ofrecen mejor valoración que los bonos. Lo segundo, las compañías de gran capitalización y de calidad se venden con descuento respecto a las más arriesgadas pequeñas compañías. Frente a las pequeñas compañías las grandes soportan mejor un periodo de crecimiento económico bajo.


Las acciones están razonablemente valoradas respecto a los bonos. En los cuatro años anteriores al comienzo de la crisis financiera en Octubre 2007 los inversores invirtieron $875.000 millones en los ETF y en los fondos de inversión. Los fondos de acciones se llevaron un 50 % de cada dólar invertido. Pero en los cuatro años desde entonces, los inversores han evitado los fondos de renta variable invirtiendo el 98 % en fondos de bonos. Es por ello que aparecen atractivas las acciones respecto a los bonos. De hecho, el diferencial entre los bonos a 10 años y la rentabilidad por dividendo no ha sido más atractiva desde los años 50. En aquella época, veníamos de un periodo en que los tipos estaban situados a muy bajos niveles para ayudar al gobierno a financiar la Segunda Guerra Mundial. Durante los 30 años anteriores a 1980, el S&P 500 tuvo una rentabilidad de un 6% anual después de la inflación en comparación con un negativo 2 % anual después de la inflación en los bonos a largo plazo gubernamentales.
Entre las acciones, se prefieren las compañías grandes y de bajo riesgo a las más pequeñas o de mayor precio. El crecimiento económico seguirá siendo bajo por lo que se prefieren evitar acciones de alta beta y aquellas que están bien valoradas esperando un crecimiento fuerte. Pero incluso con un crecimiento bajo las acciones que pagan dividendos van a ser capaces de mantener sus pagos. Los ratios de pay-out, es decir, de dividendos sobre beneficios están por debajo de sus medias históricas por lo que las firmas deberían ser capaces de mantenerlas. Además, las compañías tienen elevados niveles de caja que podrían ser utilizadas para aumentar sus dividendos. Las compañías en el S&P 500 tienen caja equivalente a $296 por unidad del índice, comparado con el nivel de 1.290. La deuda neta ha caído desde $1,058 al final de 2007 a $470 hoy. En otras palabras, si entramos en otra recesión las compañías están mucho mejor preparadas para afrontarla.

Source: Morningstar Analysts
El artículo original lo tiene en este enlace.

miércoles, 11 de enero de 2012

Estamos o no en recesión

Algunas notas sobre este artículo interesante. Por un lado el instituto ECRI hablando que estamos en recesión, por otro lado los indicadores adelantados yendo para arriba... voces disonantes y además los datos más recientes advirtiendo de mejoras en empleo y en condiciones de los negocios... Un momento realmente incierto donde las bolsas pueden tener cierto comportamiento errático. No olvidemos que estamos en año presidencial y eso suelo mover los mercados... Por lo demás el desapalancamiento va a seguir estando allí y eso hará dar una vuelta a la actividad

Let’s start with the Economic Cycle Research Institute, which bills itself as “the world's leading authority on business cycles.” The firm continues tostand by its late-September recession forecast,
In any case, ECRI’s recession call is at odds with the consensus forecast these days. Leading the charge of the optimists is the Conference Board’s Leading Economic Index, which continues to signal expansion. “November’s increase in the LEI for the U.S. was widespread among the leading indicators and continues to suggest that the risk of an economic downturn in the near term has receded,”
We are going to enter another recession next year, when we haven't really fully recovered from the previous one. We think we are in what Niall Ferguson, a Harvard historian, recently termed a slight depression. This isn't a normal business cycle. So long as there is downward pressure on prices, bond yields will either continue to go down or bottom out around the real rate, assuming that the inflation rate stops at zero. We aren't there yet, obviously, but are headed in that direction.

But if there's a recession brewing surely it'll start showing up relatively soon in new claims. In other words, initial claims are on my short list as the statistical equivalent of the canary in the cyclical coalmine. In particular, there's likely to be a general change in direction in new claims if economic conditions take a turn for the worse in the weeks and months ahead.

In that case I also expect to see the stock market's annual return dip into negative territory if the forces of recession grow stronger. For the moment, the S&P 500 remains moderately higher vs. this time last year. Although the stock market has been known to see recessions that never materialize, new contractions are almost always accompanied by persistent and deep year-over-year declines in the S&P.