sábado, 2 de abril de 2011

La situación de las cajas españolas pueden evocar a Japón

A continuación les transcribo un artículo del profesor Argandoña que habla sobre la necesaria intervención en las cajas que no estén en una situación buena. Y recuerda lo que acabó pasando con Japón hace muchos años fruto de la peculiar forma de economía que llegaron a tener los Japoneses a finales de los 80. Lo primero que se produjo allí fue una serie de grupos empresariales liderado muchas veces por una entidad industrial y que acababan creando bancos. Las participaciones se iban aglutinando con diversas inversiones que en algún caso uno de los negocios acabó eclipsando el primero: por ejemplo, hace muchos años muchos equipos e sonido entre otras muchas cosas eran de la marca Sharp y resulta que hoy en día Sharp es uno de los líderes mundiales en fabricación de placas fotovoltaicas fruto de su primera apuesta por las calculadoras solares. Al final las empresas eran eso grandes conglomerados industriales creando incluso bancos y a finales de los años 80 los principales puestos de bancos del mundo eran japoneses. Al estallar la crisis especialmente en el mercado inmobiliaro japonés ( los precios de los terrenos llegaron a valer el 17 % de lo que costaron en su punto álgido) y la bolsa llegando el Nikkei casi a 40.000 (hoy 24 años después está en torno a 9.500), los bancos empezarona a tener problemas de valoración pero, pocos sabíamos que resulta que las normas contables japonesas no eran como occidente, entre otras cosas no admitía la depreciación por lo que los bancos estuvieron durante mucho tiempo sin realizar esas dotaciones. Fue a partir del año 2000, trece años después cuando se empezó a reflejar esos precios de mercado y fue cuando se produjo la depuración de balances de bancos japoneses. Hecho esta pequeña introducción cito al profesor Antonio Argandoña que explica mucho mejor que yo el problema que genera una situación similar que puede llegar a producirse en algunas cajas: la gran diferencia es las normas contables que eso marca diferencias importantes.

La necesaria eutanasia bancaria

Posted: 01 Apr 2011 11:21 AM PDT

La Asociación Española de Banca (AEB) señala el peligro de que, después de la intervención del gobierno en las cajas de ahorros, queden algunas “zombies”, es decir, entidades con activos sobrevalorados, morosos encubiertos, insuficiente capitalización, estructuras de gobierno inadecuadas, equipos directivos incompetentes o estrategias mal definidas, que sobrevivan gracias a los fondos públicos, si su accionista público o su regulador, el Banco de España, no les obliga a cerrar cuando sea necesario (ver la noticia aquí).

La AEB barre a favor de los bancos, como es lógico. Pero el peligro es real. En la década de los noventa, el gobierno y los reguladores japoneses no se atrevieron a hincar el diente en el hueso de la situación de algunos de sus bancos, que quedaron en la forma mencionada más arriba. El resultado fue la precaria supervivencia de esas entidades, que no tenían capital ni medios para reanudar la concesión de crédito a la economía, pero que retenían a sus clientes y absorbían recursos públicos, dificultando la recuperación de las entidades sanas. Y el coste para el país fue elevado.

Ese riesgo existe también en España. No sería un problema en entidades financiadas privadamente, porque ya se encargarían sus accionistas de mover el dinero hacia donde la rentabilidad sea mayor. Pero con la protección pública, los males se pueden hacer eternos, quizás por razones aparentemente justificadas (mantener el negocio bancario en determinadas comunidades autónomas, sostener el empleo de los empleados de las cajas, ofrecer un modus vivendi a sus directivos, atender a demandas políticas de las comunidades autónomas o de los ayuntamientos efectados), pero falsas. A las autoridades no les debe temblar la mano de la hora de cortar la respiración artificial a esas entidades, si las hay, cuando, tras un periodo prudencial muestren su incapacidad para competir y crecer en el libre mercado.

No hay comentarios: