sábado, 5 de junio de 2010

Cómo está la bolsa europea


Sin lugar a dudas, creo la bolsa europea empieza a estar clarísimamente para comprar. Y, por supuesto, no es sólo una opinión mía, sino que el último informe de Draisma ya habla que empieza a estar en unos niveles buenos para el rebote, rebote que de media suele suponer rentabilidades en torno al 20 % en el plazo de 12 meses.
Parece que todo está muy mal, y efectivamente nadie duda de la situación que se está produciendo con los estados teniendo mucha dificultad para colocar su deuda, pero a pesar de todo, no estamos peor que hace unos meses y la bolsa subía y subía, sino todo lo contrario: ahora todo el mundo es consciente del problema que existe y se están poniendo las primeras piedras - dolorosas en muchos casos, incluso injustas- para resolver los problemas de los déficit. Una vez más el mercado está poniendo las cosas donde se deben poner: ha sido el mercado y no la oposición, la que ha forzado, por ejemplo a Zapatero, a preocuparse y mucho de la situación actual. Y eso a corto plazo es malo muy malo, pero a largo plazo es el mejor escenario que podemos tener: no podemos seguir haciendo cargar la pesada losa del estado del bienestar sobre las generaciones siguientes.
En segundo lugar, el euro está como está y quizás se le acabó a Estados Unidos la política fácil de hacer depreciar el dólar para estimular su economía: estamos rondando los niveles iniciales y que corresponde el equilibrio de largo plazo, es decir, niveles de 1,17 y eso tiene un peso importante sobre las cuentas de las empresas en Europa y sobre la situación económica europea misma. Es una de las mejores recetas para salir de la crisis. Ni España, ni Grecia, ni Portugal, Irlanda e Italia podíamos devaluar nuestra moneda, pero gracias a esta situación el mercado nos está volviendo a ayudar a resolver nuestros problemas. Las economías exportadoras empezarán a vender mucho más y eso nos ayudará tanto a España como otros países: un dato importante, en la General Motors de Zaragoza están a tope de pedidos de producción y esta situación, con el euro como está, hará que se mantenga el empleo incluso poco a poco se vayan creando nuevos puestos de trabajo.
En tercer lugar, los beneficios empresariales es esperan suban en torno a un 59 % en este año en Europa y con unos niveles de valoración actuales que no son especialmente altos.
En cuarto lugar, los niveles de deuda neta sobre EBITDA (beneficios antes de intereses, impuestos e amortizaciones que es el ratio que se suele utilizar en los mercados de renta fija, ya que la amortización es gasto pero la caja permanece en la empresa, los impuestos se pagan sólo si hay beneficios y los intereses son el servicio de la deuda ) de las compañías mundiales no ha hecho más que bajar, por lo que en general la situación financiera de las empresas mundiales está a niveles mínimos de los últimos años, por lo menos desde el año 1992, según el EBITDA previsto para el año 2012, según un informe que ha realizado JP MORGAN sobre un fondo interesante de Deuda Corporativa en mercados emergentes llamado JPMorgan Investment Funds - Emerging Markets Corporate Bond Portfolio Fund I.
En definitiva, datos o noticias que invitan a estar preparados para ir haciendo cartera, aunque quizás sea un proceso largo de varios meses y que puede resultar en pérdidas iniciales. Por ello, para el que no opere a muy largo plazo, hablando de periodos de varios años, es mejor abstenerse a corto plazo: quizás después del verano la situación se haya normalizado y podamos ver niveles de precio atractivos todavía. Yo por mi parte, para empezar a comprar esperaría a ver en gráficos mensuales que se empieza a situar el indicador CCI sobre el indicador de acumulación distribución en terreno positivo.
Como podemos ver por la media de 30 meses todavía estamos en un escenario de largo plazo bajista y de momento ha actuado como soporte importante y pueden pasar meses incluso años hasta que se resuelva. Este es un gráfico de largo plazo que puede resultar útil con horizontes temporales de varios años, como la operativa que se suele realizar cuando uno invierte en fondos de renta variable. El momento de entrada, lo marcaría cuando el indicador del CCI sobre la acumulación distribución cierre por encima de la zona 0, que querría decir que se está produciendo un momento positivo de acumulación especialmente de las instituciones, como señala en su web Cárpatos diariamente, frente a la distribución que suelen realizar las mismas instituciones.
Por todo ello de momento, deberíamos estar por motivos fundamentales dispuestos a entrar en los mercados, aunque el momento técnico nos invita a ser pacientes en la entrada