lunes, 15 de febrero de 2010

informe sobre mercados emergentes de Marc Mobius

Marc Mobius

Tras la fuerte caída de finales de 2008, los mercados emergentes han gozado de una fuerte recuperación llegando a alcanzar rentabilidades de un 79 % en dólares en los índices. Fueron varios los factores que influyeron en esta subida pero el más significativo fue el crecimiento en la masa monetaria que se produjo en muchos países. Esto produjo unas fuertes entrada de capital: en los 11 primeros meses de 2009 los mercados emergentes recibieron un total de 75.000 millones de dólares, un 40 % que el anterior record que databa de 2007. En los últimos 15 años, los flujos netos han totalizado más de 153.000 de dólares. Esta tendencia se prevee que continúe.

Otro aspecto relevante fue el crecimiento que experimentaron tanto China como la India con crecimientos económicos de un 8 % y de un 6 % respectivamente.

No obstante también ha habido incertidumbres en 2009, pero han sido escasas. La más reciente, aunque temporal, fue el anuncio del retraso de pagos por 6 meses de la agencia estatal Dubai World. No obstante, los emergentes rebotaron fuertemente cuando Abu Dhabi acudió en rescate de Dubai. En general, en cuanto la oferta de dinero siga esta tendencia, creemos que el sentimiento alcista en los emergentes será sostenible.

De hecho, podríamos seguir asistiendo a un continuo flujo de capitales en los próximos 10 años en cuanto los inversores se dan cuenta que pueden comprar buenos valores a precios razonables con relativamente menor riesgo que en los mercados desarrollados. El rápido desarrollo de estos mercados deben captar todavía más atención en el universo de inversión global.

Nuestra visión para los mercados emergentes es optimista. Creemos que los mercados emergentes están en una tendencia secular alcista. Muchos países han vuelto a la senda de crecimiento y esperamos que ese crecimiento se fortaleza en 2010: hemos visto como los gobiernos han implementado grandes paquetes de estímulo fiscal para hacer salir de la depresión a sus economías y asegurarse que mantienen un crecimiento sostenido.

No obstante, es importarse que nos percatemos que la volatilidad esta allí y estará con nosotros todavía una temporada, por lo que padeceremos mercados alcistas y bajistas. Los riesgos como la incapacidad de los gobiernos para controlar los mercados de derivados, pérdida de confianza, regulación en exceso o en defecto, adopción de medidas proteccionistas y el abandono de la filosofía de mercado también coexistirán. Por lo tanto, deberíamos prestar atención a las valoraciones y las perspectivas de crecimiento de los beneficios de largo plazo con vistas a evitar comprar o mantener acciones caras fruto de subidas excesivas de precios como ya hemos visto anteriormente. Las valoraciones actuales están por debajo de las máximas valoraciones de los 5 años y no son todavía excesivas.

Debido a que es posible todavía encontrar unas pocas gangas en cada mercado, todos los países emergentes parecen excitantes. Los BRIC  están entre las economías que más crecen en el mundo y creemos que continuarán siendo un catalizador del crecimiento global. Uno de los factores clave para invertir en Asia es su robusto crecimiento económico, tanto los países considerados como emergentes como los países emergentes para ellos. Otro tema importante es su consumo creciente. Las perspectivas de crecimiento para Latino America también son favorables: los precios altos de las materias primas junto a su sólida demanda de bienes y servicios son claves en la recuperación de esta región.

En el Este de Europa, las valoraciones siguen atractivas: mercados como Rusia y Turquía tienen valoraciones de PER de un solo dígito. Además empiezan a aparecer nuevos países emergentes junto a los clásicos países emergentes que pueden aparecer pronto en primera fila. En términos de sectores, los relativos a materias primas siguen siendo buenos ya que esperamos que la demanda global de commodities continúe en el largo plazo. También nos gustan las empresas de consumo: debido al incremento de la renta per capita junto a una sólida demanda de bienes y servicios la expectativa de crecimiento de beneficios es positiva.

Nuestro optimismo radica en los siguientes puntos y hace atractiva la inversión en emergentes:

1.     Aumento de la confianza del inversor en acciones de forma general y de los emergentes en particular.

2.     Fuertes flujos de capital hacia los países emergentes.

3.     Búsqueda de rendimientos más elevados dados los bajos tipos de interés.

4.     Crecimientos relativos más altos del PIB en estos países.

5.     La acumulación de reservas internacionales que colocan a las economías emergentes en una posición más ventajosa para capear shocks externos.

6.     Los relativos menores niveles de deuda

7.     El alto nivel de oferta monetaria a nivel global.




No hay comentarios: